fbpx

El estudio del árbol genealógico

El estudio del árbol genealógico nos permite tomar consciencia de las repeticiones, nudos y bloqueos que se desarrollan en nuestra vida e impiden nuestro crecimiento personal.

 

Muchas veces tomamos consciencia que nuestro árbol decide por nosotros y que ya hay una red programada por él. Hay que mirar nuestro lugar dentro del árbol genealógico y entender que la historia de nuestra familia no es pasada, sino que está muy presente en nosotros mismos.

El árbol tiene respuestas válidas para todos los miembros.

Para el estudio y análisis del árbol genealógico, debemos tener datos de nuestra familia, que cuanto más exactos sean, mejores serán las posibilidades que tendrá el terapeuta en decodificarlos.

 

Siempre que sea posible, representar las tres generaciones

–          Fecha de nacimiento (dd/mm/aaaa)

–          Fecha de defunción, si procede

–          Fecha de concepción

–          Fechas importantes, como celebraciones del clan

–          Identidad sexual del paciente (saber si los padres querían un hijo del otro sexo)

–          Nombre completos de todos (un nieto se llama igual como uno de los abuelos)

–          Orden de nacimiento, de padres, tíos, abuelos

–          Profesión u ocupación

–          Fuentes de ingreso

–          Los que fallecieron, causa de la muerte

–          Abortos, muertes súbitas

–          Enfermedades importantes

–          Hijos ilegítimos (si fue deseado, no confundir si fue deseado con ser querido)

–          Problemas de dinero, herencias

–          Aspectos físicos – apariencia – semejanzas físicas

 

El estudio del árbol tiene que estar motivado por una consulta puntual, como por ejemplo una enfermedad,  un conflicto de valoración o situaciones que se repiten. El terapeuta en biodescodificación se vale de identificar, descifrar las repeticiones, la memoria de sombra, los silencios, las reglas familiares y los hilos invisibles  entre los miembros de la familia para comprender y entender el contexto y su complejidad.

 

Cuando tomamos consciencia y comprendemos por qué ocurren ciertas cosas en nuestra vida, ya no luchamos contra ellas, es una rendición y no debe tomarse como resignación, la rendición es plena aceptación, es una liberación, es permitir que lo que tenga que ser sea.

 

¿Cómo desprogramarse?

Para desprogramarse rápidamente hay que llevar la mente a un estado de paz interior y plena aceptación, es entonces cuando lo que tiene que ser simplemente es porque ya no hay barreras, ya no hay necesidades, ya no hay anhelos apegados a unas creencias que son desactualizadas, el cambio de la percepción y perspectiva nos da la posibilidad de comenzar el cambio. El clan familiar actúa como una Comunidad.

“Cuando uno de los miembros experimenta un cambio todo el conjunto reacciona, positiva o negativamente.”

El hecho de que un individuo expanda su Consciencia, otorga a su árbol un nuevo significado. Los sufrimientos de los ancestros (heridas – humillaciones –  repeticiones – sentimientos de vergüenza o  de culpabilidad), adquieren una razón de ser.