fbpx

La era de la autenticidad

Autenticidad, con propósito evolutivo.

 

Cada Ser con su sabiduría aplicada.

Todo conocimiento y aprendizaje forjado, se pone a disposición del otro, sin la intención de querer cambiar al otro, sino de compartir. A partir de esta acción, nutre a los involucrados en forma conjunta. Estamos frente a una nueva situación, donde nuestra intervención directa va modificando e integrando distintas maneras de ver una situación particular. Así comienza a crecer la creatividad, las soluciones compartidas nacen desde el compromiso y no desde la imposición.

Tomamos noción de la importancia que tiene poner el foco en la solución de cada tema, dándole profundidad a las causas que generan, en forma repetida, los mismos problemas. Se produce así un impacto en la gestión y en la productividad de los servicios.

 

Observancia

 

La observancia de esto nos permite “el darse cuenta”, que es el momento para permitirnos hacer las cosas de otra manera. Es justamente el momento para darle lugar a la Autenticidad, salir de patrones conocidos y desactualizados.

 

Este simple acto-mensaje, nos habilita a otra energía, nos invita a crear nuevas realidades,  no contaminadas con automatismos, hábitos y limitaciones que cada ser ha repetido sin cuestionar tan solo porque “siempre se hizo así”.

 

Es como ingresar en un ciclo de creación creciente, sin dependencia de lo externo, integrando todos los componentes y fortaleciendo los recursos. Sin dar tanto valor a las ausencias, que siempre condicionan, generan justificaciones para no hacer o resistencia el cambio, subestimando al otro. A este modelo hay que transmutarlo,  cambiar la visión de sólo ver la ausencia,  comenzar a ver la prosperidad en cada acción, en cada palabra, en cada solución.

 

 Al liberarnos de esos viejos patrones, corre nuestra inventiva, creando nuevas oportunidades, nuevos patrones,  influyendo positivamente en nuestra autoestima y confianza, impactando en el entorno. Nos permitimos en forma individual, un cambio de ver las cosas, de ver la vida, abrimos nuevos mundos hasta ahora invisibles, aunque Si disponibles.

 

Enseñar y transmitir estos conceptos en los equipos, genera un crecimiento y un cambio de consciencia. Se sorprenderán al ver cuánto conocimiento no se expresa, por miedo, por vergüenza o por el qué dirán…. “acá de estos temas no se pueden hablar”, son mal vistos… “no se permite que planteemos hacer las cosas de otra manera”.

Los sistemas actuales, han limitado al ser humano carcomiendo la creatividad, la confianza, la seguridad, la expresión, la comunicación sana sin juicio.

 

Los sistemas actuales, se basan en  el control, en la culpa, en vez de anclarse en la responsabilidad, y en que cada acción tiene una reacción o cada decisión tiene una consecuencia. La palabra consecuencia no tiene por qué tener una connotación de bueno o malo, solo refleja el resultado de la energía primaria.

 

Durante décadas, se ha evitado transmitir información que empodere al ser humano. Gracias a los avances, en disciplinas como la neurociencia y neuroplasticidad, hoy contamos con métodos que amplían las posibilidades de elecciones y conectan los hemisferios del cerebro.

 

El ser humano no se puede fragmentar

 

El Ser se expresa y convive con el todo. Un profesional, un médico, un operario, no deja de ser humano por ejercer una profesión. Hay que comenzar por ver al Ser, no al título o el cargo, ese concepto es viejo y se encuentra totalmente desactualizado.

 

Incorporar esta nueva visión es un desafío para la sociedad, para las organizaciones, las empresas y también para cada uno de nosotros. El ser humano es energía, nuestros pensamientos, emociones, y nuestro físico son energía condensada. Vibramos según nuestros pensamientos, creencias, emociones, todo se emana y es un reflejo en la vida personal, laboral, profesional, en las relaciones humanas y en la familia. Somos los creadores de cada momento de nuestra vida, en todos los aspectos y contextos, le damos lugar y poder a nuestra intención.

 

Invitamos a cada Ser a reflexionar sobre estos temas, involucrarse en el cambio interior para evolucionar hacia un Universo Personal consciente y empoderado, en equilibrio y armonía.

 

“La evolución consciente de un Individuo contagia a otros Seres Humanos, 

el cambio colectivo siempre comienza con el cambio individual.”