¿Por qué tenemos más afinidad con algunos familiares?

Resonancia | Afinidad

A veces sentimos que tenemos más conexión o buena relación con algunos miembros de nuestra familia que con otros y nos preguntamos por qué. La razón de que ciertos miembros de la familia tengan una relación especial, una mayor unión, simpatía o afinidad, muchas coincidencias y sincronías o incluso a veces un fuerte parecido, la podemos entender con la teoría de los rangos de hermandad.

 

El psicólogo francés, Marc Fréchet, a quien debemos el descubrimiento del Proyecto Sentido, descubrió que los miembros de la familia que comparten el mismo rango de hermandad están en resonancia.

 

Esta resonancia a la que hace referencia Fréchet, se entiende a partir de la teoría de la resonancia mórfica y el principio de memoria colectiva, que encontrarán con más detalle en el artículo: “La memoria colectiva en la familia”.

 

Los rangos de hermandad nos muestran una tendencia a afinidades e identificaciones de acuerdo al orden de nacimiento de los hijos. Esta tendencia nos puede servir cuando no estamos encontrando de dónde proviene la identificación o de quién estamos reproduciendo un resentir, síntoma, secreto o trauma no resuelto. Hay una simpatía, una afinidad, un parecido: entre el 1°, el 4° y el 7° hijo , y entre el 2°, 5° y 8 °

 

Lo que es cierto para las relaciones horizontales (hermanos, hermanas), también lo es para las relaciones verticales (padres, hijos), por ejemplo, si el padre es el mayor en edad, y la madre la número 2, y tienen 2 hijos, el padre favorece al mayor y la madre al menor.

 

Para calcular el rango de hermandad, es importante saber exactamente con qué miembros de la familia alguien está en rango de hermandad. Para eso hay que averiguar qué número de hijo es y qué número de hijo es el familiar con el que se quiere comparar, teniendo en cuenta todos los hijos: vivos, muertos y abortos. Otro dato que se tiene en cuenta es el orden de los padres como hijos.

 

Los rangos son de 3 en 3: 1 es la individualidad – 2 forman la pareja – 3 es pues el hijo: es la creatividad, “hijo” es la mayor creación en el plano biológico, la función de reproducción es básica y primordial para la ley de supervivencia.

 

Hay una memoria de vientre de la madre en base de 3. En la tercera concepción se cierra el 1er. ciclo que volverá a iniciarse en la cuarta concepción, hasta la sexta y así sucesivamente. El 4to. hijo, toma el lugar del 1ero. y todo comienza  de nuevo.

 

Otra herramienta que aporta muchísimo al entendimiento de las identificaciones familiares, son las líneas maestras, cuya explicación desarrollaremos en nuestro siguiente artículo sobre el “Cuadro Mágico”.